martes, 19 de enero de 2010

Amor propio.

Amor propio.

No te entiendo, qué contraste, como vienes…te vas, con esa facilidad tan característica del querer tenerte siempre y cuanto más se te anhela, menos existes.

Es justo eso, cuando me acuerdo de ti, es siempre, siempre, siempre cuando no te tengo presente.

Existen tantas opiniones sobre lo que eres y representas para el mundo, que probablemente todo el mundo se equivoque al juzgarte a la ligera.

Son y somos muchos los ignorantes que alardeamos/alardean de tenerte siempre presente…cuánto menos son también muchos los que nos/les recuerdan que no tenemos amor propio.

Lo curioso de la vida es que nunca llueve a gusto de todos, diferencias y carencias, hay orgullo, hay despojos.

Los elogios se destruyen cuando se ven atacados, entonces quizás por miedo, dejan de ser objetivos y lo que antes era bueno se convierte en lo peor.

Lo difícil de la vida es ser sincero con uno mismo.

Amor propio.

No te entiendo, me agobias, me das miedo, te respeto, me respeto y no hablo más de ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario